En fechas recientes se ha dado la posibilidad a todas las Organizaciones Agrarias y a los productores del medio rural para rellenar el cuestionario de la PAC y proponer soluciones o preferencias ante la reforma del 2.020.

Toda la encuesta va orientada a favorecer el desarrollo de las zonas rurales y hacer frente a los retos medioambientales, presumiendo de que la futura PAC a partir del 2.020 va a impulsar todo el medio rural, mejorando la gestión del territorio con crecimiento y empleo en las zonas rurales, así como proteger el medio ambiente, luchando contra el cambio climático.

Pero curiosamente se olvida, una vez más, de los gestores de la mitad del territorio que son las zonas arboladas, indebidamente llamadas forestales, pues una parte de esas zonas son forestales, pero otras son eminentemente ganaderas y además son las zonas que más favorecen ese medio ambiente y la lucha contra el cambio climático que pretende la futura PAC.

Así en la mayoría de las preguntas habla de retos de la agricultura en zonas rurales, insistiendo sobre la presión en el medio ambiente y los recursos naturales, sobre el cambio climático, sobre la falta de empleo y el crecimiento en las zonas rurales. Solicitando en la encuesta que se indique los instrumentos más adecuados para esos retos y refiriéndose a las medidas de desarrollo rural a favor del medio ambiente y el clima en las zonas rurales.

Continuando en otras preguntas de la encuesta sobre cuáles serían las principales contribuciones de los agricultores a nuestra sociedad, indicando además de suministrar alimentos y productos sanos, proteger el medio ambiente, biodiversidad, paisajes, lucha contra el cambio climático, contribuir a las energías renovables, mantener la actividad económica y el empleo en zonas rurales. Más en concreto, sobre cuáles son los principales retos medioambientales, como la degradación de los suelos, proteger la biodiversidad, reducir la contaminación de las aguas, reducir la contaminación atmosférica, reducir los riesgos ambientales como incendios, inundaciones, etc.

Bien, pues todo esto parece que quiere hacerlo la nueva PAC a partir del 2.020, olvidándose una vez más de la mitad del territorio, que lo constituye las zonas arboladas, en unos casos aplicando un CAP que penaliza a los árboles en las ayudas a los pastos, y en otros casos excluyendo las superficies por considerarlas forestales, como lo hace la actual PAC que dedica un porcentaje raquítico de los fondos de Desarrollo Rural para dichas zonas y las excluye totalmente de las ayudas directas del primer pilar de la PAC. Pretende la nueva PAC, como la actual, cumplir todos esos retos olvidándose de esas zonas e incluso penalizándolas, y quiere, solo con la gestión de la otra mitad de territorio considerado agrícola cumplir esos objetivos, cuando se ha demostrado que es imposible.

La Comunidad Económica Europea requiere en la nueva PAC unas nuevas medidas en la gestión del territorio, y muchas dependen de esa mitad del territorio tan olvidada que son las zonas arboladas. Preguntando en la encuesta como debe la PAC mejorar su contribución a las zonas rurales y en concreto cuales serían los objetivos de protección del medio ambiente y el apoyo a una gestión forestal sostenible mediante el reconocimiento de los sistemas agroforestales, la prevención de incendios, movilización de biomasa forestal, aumento de la protección de los ecosistemas forestales, forestación y reforestación, de los desastres naturales y catástrofes en los bosques, e incluso con el reconocimiento también de la necesidad de un asesoramiento a los propietarios de dichas zonas que han estado conservándolo durante muchos años.

Todo ello, nos hace pensar que quizá la nueva PAC se está enterando de la importancia de los sistemas agroforestales para el mantenimiento de la ganadería extensiva que ha estado conservando y mejorando los mismos, de la protección del medio ambiente, agua, paisaje, gestión del territorio con fijación de población y empleo, y de una vez por todas se tenga en cuenta esa mitad del territorio arbolado en la nuevas políticas de la PAC a partir del 2.020, acabando con la injusticia y con los privilegios de otros sectores, quizás más productores, pero también más contaminantes y con menos beneficios ambientales para la sociedad.

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *